Carta de la activista kurda asesinada cuando entraba en Kobanê

El jueves pasado, el ejército turco asesinó a la joven Kader Ortakaya, de 28 años, mientras intentaba cruzar la frontera para al parecer unirse a las tropas y civiles kurdos que luchan en la ciudad de Kobanê contra los yihadistas del IS.

Kader Ortakaya, en una fotos de su perfil de Facebook

Kader Ortakaya, en una foto de su perfil de Facebook.

Esta es la carta que Ortakaya había preparado para su familia, de acuerdo a la información facilitada por la agencia de noticias Dicle. La traducción es mía, así que disculpad los errores.

Querida familia:
Estoy en Kobanê. Esta guerra no es sólo una guerra de la gente de Kobanê, es la guerra de todos nosotros. Me uno a esta lucha por mi amada familia y por la humanidad. Si fallamos hoy y no vemos esta guerra como algo nuestro, estaremos solos cuando las bombas caigan el día de mañana sobre nuestras propias casas. Ganar esta guerra significará la victoria de todos los pobres y los explotados. Seré más útil si me uno a esta guerra, mejor que convertirme en una simple empleada de oficina. Seguramente os vais a enfadar conmigo y os pondréis tristes, pero tarde o temprano entenderéis que he hecho lo correcto.

Deseo que todas las personas puedan vivir libremente y en igualdad. No quiero que nadie puede ser explotado durante toda su vida sólo por tener un trozo de pan y un techo. Para que estos deseos se hagan realidad, una tiene que luchar y pelear.

Volveré cuando la guerra haya terminado y Kobanê se haya recuperado. Cuando vuelva, por favor dad la bienvenida a mis amigos también. Por favor, no tratéis de encontrarme. Es imposible hacerlo. Una de las principales razones por las que estoy escribiendo este mail es que no quiero que hagáis esfuerzos para encontrarme y sufráis por ello. Si me pasa algo, os aseguro que seréis informados.

Si no quieres que sea encarcelada y torturada en la cárcel, por favor, no vayáis a la policía o a cualquier otra institución estatal. Si lo hicierais, yo, vosotros y todos mis amigos acabaría sufriéndolo. No se lo digáis que me he ido a Kobanê ni siquiera a nuestros parientes, para que no me encarcelen cuando vuelva. Romped esta nota después de que leerla.

Si queréis hacer algo por mí, apoyad mi lucha. Habéis permanecido en silencio en frente a todos los errores del Estado. Decid que ya basta de que se mate a gente en las calles, de que se les arrojen bombas de gas, de que sean bombardeados como ocurrió en Roboski. Si siguiera viviendo con vosotros seguiría asistiendo a las manifestaciones y a las actividades de las asociaciones. Os encomiendo mi lucha hasta que yo vuelva.

Os abrazo a todos, a mi madre, a mi padre y a Ada, Deniz, Zelal y a Mahir, que está a punto de nacer. Mi saludo más especial es para mi hermano Kadri. Él actuará como le convenga. Os abrazo a todos con todos mis sentimiento revolucionario. El teléfono fue un regalo de mi hermano. Hay fotos nuestras en él. Os envío mi tarjeta de estudiante para mi madre. Para que pueda comprar su medicina hasta que yo vuelva.

Una imagen de su funeral, publicada en Twitter por Ali Gür.

Una imagen de su funeral, publicada por Ali Gür.

Ortakaya iba desarmada y según cuentan los compañeros que la acompañaban fue asesinada a sangre fría, cuando se alejaba de Turquía y ya se encontraba en lo que legalmente es territorio sirio. Los soldados que la asesinaron son los mismos que confraternizan en la misma valla fronteriza con los yihadistas según varios vídeos, como este de la cadena de televisión IMC. Forman parte de un ejército que ha sido denunciado en numerosas ocasiones, como en esta de Newsweek, por su colaboración con el IS.

Publicado en General | 3 comentarios

Mis bodas de plata en comunicación de la ciencia

Acabo de cumplir 25 años como periodista de ciencia. Un 19 de octubre de 1989 publiqué mi primer artículo firmado en El nuevo de la ciencia y la técnica, una revista exclusiva de ciencia que se dejó de publicar hace ya muchos años. A lo mejor os sorprende, porque mucha gente cree y pregona que el periodismo científico es un fenómeno nuevo, de los últimos años. Pero no, en España el periodismo de ciencia lleva ya mucho tiempo, algo de lo que los más viejunos podemos dar fe.

Portada de El Nuevo de la Ciencia y la Técnica del 19 de octubre de 1989.

 

Llegué a la comunicación de la ciencia con sólo 22 añitos. Estudiaba periodismo y, como quería ser eso, periodista, ya llevaba dos años trabajando a tiempo completo como tal. Por entonces, como ya he contado en Divulgador.es, yo quería especializarme en internacional, concretamente en Oriente Próximo. Volví de un viaje iniciático por la zona, estaba sin trabajo y alguien me ofreció pasarme por El nuevo. No me gustaba nada la ciencia, pero sabía ya entonces que un periodista es eso, periodista, trabaje en la sección de ciencia o en la de política. Y eso hice yo, aceptar un trabajo más. Desde entonces, no he dejado la ciencia.

 

Como veis, el artículo no es precisamente apasionante. Es lo que tiene el periodismo, que no todas las piezas tiene el interés que uno desearía. En todo caso, soy yo hace 25 años:

Carburadores de hace 25 años.

Publicado en Ciencia, General | Etiquetado , , , | Deja un comentario

No me gusta el rosa

Tengo una buena y una mala noticia que daros. La mala, que acabo de hacer una apuesta y me temo que, desde ya, la he perdido. La buena, que voy a ser padre por segunda vez.
Aunque parezca mentira, una noticia ha llevado a la otra. Cuando me enteré de que iba a ser padre de una niña, me dije a mí mismo que jamás la vestiría de rosa. Odio el rosa. No es sólo que no me guste ese color. Odio el rosa porque es el color de las princesas. Y odio a las princesas. No quiero que mi hija sea un princesa.
20141014_130215
No me gustan las princesas de la vida real, aquellas que han llegado a su posición por un mero motivo de sangre. Son lo que son por haber nacido hijas de rey. Me alegra que, en la mayoría de las monarquías civilizadas, no exista la ley sálica. Aunque habría que preguntarse si existe una ‘monarquía civilizada’. Monarquía, por definición, es un sistema de estado en el que alguien llega al poder por ser hijo de quien es. Prefiero, eso sí, que si se practica este anacronismo, al menos las mujeres también puedan reinar. Algo es algo.
Pero también odio a las princesas de los cuentos, porque esas no llegan al poder por ser hijas de rey, sino por haberse ligado a uno de elos. O a uno de sus hijos. Tal vez os suene esa historia porque no sólo pasa en los cuentos, también en España. No me gusta pensar que el sueño de mi hija sea ligarse a un tío con posibles. Por eso me aterra que a lo mejor un buen día me diga que quiere ser princesa.
Voy a ser padre de una niña. Y cuando me enteré, asumí que ya había perdido la reciente apuesta. Sé que mucha gente le regalará cosas rosas, y también sé que acabará llevando algo rosa por sí misma. Y mucho más cuando tenga la edad de decidir qué quiere ponerse. Habrá un día en el que, si mi hija quiere ser princesa, tendré que aguantarme.
Estoy muy feliz de volver a ser padre. Insisto, eso sí, no quiero que mi hija sea una princesa. Como mucho, prefiero imaginármela de presidenta de la república.

Publicado en Coparentalidad, General, Genero y eso | Etiquetado , | 6 comentarios

Un epitafio desde la botica

 

Trainor, el boticario

Sólo un químico puede decir, y no siempre,
lo que resultará de la mezcla
de fluidos o sólidos.
¿Y quién puede decir
cuál será la reacción recíproca del hombre y la mujer,
y qué hijos resultarán?
Ahí tenéis a Benjamin Pantier y su mujer,
buenos los dos, pero malos el uno para el otro:
oxígeno él, ella hidrógeno,
y, su hijo, un fuego devastador.
Yo, Trainor, el boticario, mezclador de sustancias químicas,
muerto cuando hacía un experimento,
viví soltero.

Antología de Spoon River‘ (1915), de Edgar Lee Masters (trad. Jesús López Pacheco y Fabio L. Lázaro).

Portada del libro Antología de Spoon River

Este poema está recitado por un muerto. Es, en verdad, el epitafio de uno de los muchos ciudadanos de la ciudad de Spoon River. En ‘Antología de Spoon River’ sólo hablan los fallecidos, enterrados en la imaginaria localidad, en un poema coral que me ha recordado en el sentido inverso a ‘Creía que mi padre era Dios‘, esa compilación de relatos editada por Paul Auster.

Encontré por casualidad (y tanto, porque estaba en la sección de novelas) este libro de poemas de Edgar Lee Masters (1868-1950) justo al día siguiente de leer una reseña en Babelia sobre el libro. En mi librería de viejo, por supuesto, la edición que había era mucho más antigua, de Cátedra de 1993.

Y aquí está el poema en su versión original en inglés:

Trainor, the Druggist

Only the chemist can tell, and not always the chemist,
What will result from compounding
Fluids or solids.
And who can tell
How men and women will interact
On each other, or what children will result?
There were Benjamin Pantier and his wife,
Good in themselved, but evil toward each other;
He oxygen, she hydrogen,
Their son, a devastating fire.
I Trainor, the druggist, a miser of chemicals,
Killed while making an experiment,
Lived unwedded.

Publicado en Ciencia, Libros | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Revolucionarios de salón

“Los que quizá se habían enfrentado al parlamentarismo burgués acabaron siendo parlamentarios burgueses; los que querían dar la universidad a los estudiantes consiguieron una cátedra; los que habían detestado al empresario explotador, al fundar sus empresas parecían olvidarlo; los que habían desdeñado la cultura mayoritaria desde hace años formaban parte de ella. Su revolución había sido inequívocamente divertida en su reinvindicación del hedonismo, y fue asimismo cómoda en su adaptación al capitalismo al que se habían opuesto y al que a partir de entonces, de algún modo, liderarían”.

Cohn-Bendit

Esta frase es del libro La Revolución Divertida, del periodista Ramón González Férriz. No he leído este libro, que repasa alguna revoluciones de finales del siglo pasado, pero a mí esta frase me ha recordado a Daniel Cohn-Bendit, el que fuera Dani el Rojo, que acabó derivando en verde como líder de Los Verdes, partido al que en breve veremos pactando con la derecha (como ya hicieron en el pasado en el land de Sarre).

Publicado en Política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

De algo hay que beber

He vuelto. Sólo porque quería contaros que este viernes estoy en el 666 Bar de Yllana para hacer La Ciencia de los Cócteles, un espectáculo de ciencia, bebida y una pizca de humor.

Soy periodista de ciencia, sí. ¿Y qué? Esto no es periodismo, pero sí comunicación. O a lo mejor es un monólogo. O divulgación para adultos. O algo así.

La Ciencia de los Cócteles somos Juan Scaliter y yo. Y en esta ocasión, contamos con la pinchada del gran Sonicando. Este viernes 14, a las 22 horas, por 6 euros y te damos de beber.

Aquí tenéis un vídeo con uno de los últimos bolos, celebrado el pasado mes de octubre en La Noche de los Investigadores en la Universidad Carlos III. Estoy solo, porque me falta Juan, y hago una versión demasiado reducida de nuestro show. Pero así os podéis hacer una idea.

Publicado en Ciencia | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mis ocho razones para votar a Izquierda Unida

Estas son mis razones por las que en estas elecciones generales voy a votar a Izquierda Unida. Creo que, con la que está cayendo, tenía que hacerlo público:

1. Porque soy de izquierdas. Creo básicamente en el reparto de la riqueza, a través de impuestos progresivos (y me encanta que IU quiera eliminar el sistema de tributación por módulos). Defiendo la sanidad pública y la educación pública.

2. Porque los compas de IU (él y ella, entre otros) han estado siempre visibles, apoyando y ayudando en lo que se ha necesitado en mi barrio, por ejemplo cuando Esperanza Aguirre y sus amigos instalaron un campo de gol privado en terreno público de mi barrio, uno de los que menos zonas verdes tiene, y lo declararon ‘de interés general’; o cuando el colegio Rufino Blanco se ha puesto en pie de guerra, tanto en defensa de unos semáforos legales como de la enseñanza pública.

3. Porque definitivamente no hay otra opción que IU. No es que me vuelvan loco, pero no encuentro a nadie mejor. Basta ver lo que ha hecho el PSOE en esto últimos años.

4. Soy asociativamente activo y participo en varios movimientos sociales y asociaciones, pero en cualquier caso hago socialmente poco y creo que que sólo votar es también muy poco. Pero al menos lo voy a hacer. No entiendo la gente que se queda en casa.

5. Porque no puedo soportar la idea de que Ana Botella sea alcaldesa de Madrid. Algo más que probable si Gallardón es nombrado ministro.

6. También porque han hecho una excelente campaña, con algún vídeo genial, como este:

7. Porque las feministas y los barómetros de igualdad dicen que su programa es el mejor.

8. Porque este año votar IU es hacer voto útil: disputan escaños en juego al PP en varias provincias.

Voto a Izquierda Unida, como veis, por su programa. Pero, sobre todo, voto a Izquierda Unida por todo lo que han hecho en los últimos años, cuando no había elecciones a la vista y el programa consistía simplemente en trabajar.

Publicado en General | Etiquetado , , , , , , , | 3 comentarios