La Copa del Rey es cosa de hombres

Tengo la suerte de haber estudiado en el Ramiro de Maeztu de Madrid. Por eso, llevo en baloncesto en las venas. El fin de semana pasado, como en muchas otras ocasiones en que el Estudiantes se ha clasificado, he asistido a la Copa del Rey de baloncesto, que se ha celebrado en esta ocasión en Bilbao desde el pasado jueves hasta el domingo.

Un año más, he podido descubrir que el baloncesto sigue siendo una cosa de hombres, al menos dentro de lo que piensa la ACB, la Asociación de Clubes de Baloncesto. En los accesos de entrada al evento, que se celebraba en el BEC de Barakaldo, la organización de obstinó en cachear a todos y cada uno de los asistentes: 14.000 cacheos realizados muy por encima, sin profesionalidad, por un personal de seguridad al que se le notaba el cansancio en las piernas y los brazos de tanto bracear a amantes de este deporte.

Me parece vergonzoso el cacheo obligatorio y entiendo que algún día habrá que hablar de ello y que los aficionados a esto tendremos que quejarnos. Pero lo peor ni siquiera era eso. Lo peor es que los responsables de la ACB no se han dado cuenta de que más del 50% de la población son mujeres. Y tampoco les debe importar mucho, puesto que en las entradas del BEC sólo había dos mujeres para cachear a las miles de mujeres presentes en el evento. Frente a las dos guardias de seguridad, al menos siete hombres cacheaban a los asistentes de su sexo. En los últimos años, cada vez hay más mujeres en el baloncesto ACB. No llegan a la mitad del público, pero casi, y como os podéis imaginar, las colas y los apretujones de las féminas en la entrada al evento eran formidables.

En esta foto, pueden ver, a la derecha, los dos pasillos para las agolpadas mujeres. Y, más abajo, esa zona de exclusión de sexos.

Por si esto no fuera suficiente, las personas que vamos al baloncesto tenemos que convivir con lo que en los últimos años se ha convertido ya en una tradición: los grupos de mujeres ligeras de ropa luciendo el palmito para contento de la parte más casposa de la afición. Este año la cosa ha ido a peor, y gran parte del campo acabó gritando MVP (Most Value Player, premio al mejor jugador del torneo) a uno de los grupos de cheerleaders, para regocijo de los que creen que este deporte es sólo cosa de hombres, y de hombres salidos además, y para contento de muchos periodistas, que confunden el deporte con el espectáculo “McDonalds style”.

Anuncios

Acerca de Óscar Menéndez

Comunicador científico.
Esta entrada fue publicada en General, Genero y eso y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s